Esnorquel y Buceo en Panama

Con costas tanto en el Caribe (754 millas) como en el océano Pacífico (1.062 millas), Panamá es un país marítimo por excelencia. Su historia y economía están vinculadas al mar. Esta condición geográfica privilegiada ha generado importantes zonas marinas y costeras llenas de ecosistemas acuáticos como marismas, playas y arrecifes de coral que forman increíbles paisajes de flora y fauna submarina en ambas costas.

 

Península de Azuero

La Península de Azuero tiene varias áreas de buceo interesantes: Isla Iguana, Punta Mala, Cam Butal, Santa Catalina, Los Frailes e Isla Cebaco entre otras. El buceo es algo similar a las otras áreas en el Pacífico respecto al terreno submarino y la vida marina. No hay zonas especiales para el buceo, sino territorios vírgenes. El sitio más destacado es probablemente el Refugio de la Biosfera de la Isla de Iguana, donde hay arrecifes de coral muy bien conservados que se pueden observar fácilmente desde poca profundidad, un sitio excelente y tranquilo para bucear.

 

Bocas del Toro

Bocas del Toro es un lugar ideal para vivir una inolvidable experiencia de buceo o esnórquel. Bocas ofrece incontables playas vírgenes y aguas cristalinas ideales para bucear a lo largo de fabulosos arrecifes de coral. Hace falta mencionar la extraordinaria belleza submarina de los cayos Zapatilla Norte y Sur dentro del Parque Nacional Marítimo Bastimentos, así como alrededor de las aguas de Punta Vieja , Punta Hospital , Donato, Cayo Arrastre, Isla Stern, Cayo Tigre, Cayo Wild Cane y Cayo Agua Oeste. El buceo en Bocas y sus alrededores se puede disfrutar durante todo el año, con la mayoría de los puntos de buceo a no más de una hora en barco desde la ciudad de Bocas. La temperatura del agua es muy tropical y constante, por lo que no se requieren trajes de neopreno completos, o ni siquiera cortos. La visibilidad del agua varía entre un punto de buceo y otro, y siempre depende de las condiciones climáticas. Los meses de septiembre y octubre son los mejores meses debido principalmente a que se dan las condiciones climáticas más adecuadas. Durante este periodo hay menos lluvia y viento, lo que permite que las aguas se vean más claras.

 

Coiba

Coiba, la isla más grande de Panamá, fue durante mucho tiempo una prisión. Este factor, junto con su inaccesibilidad, ha ayudado a mantener sus costas protegidas de los pescadores, navegantes y buceadores. De hecho, todavía hay una gran cantidad de islas alrededor de Coiba donde las aguas cristalinas y las arenas blancas te hacen sentir como Robinson Crusoe. Y si la superficie aún no está dañada, ¡ya te puedes imaginar lo intacto que se halla el fondo marino! La mejor época para visitarla es de diciembre a marzo. No hay estaciones de buceo disponibles en los alrededores de la isla.

 

Darién

Aunque no existe una inmersión formal, algunos proveedores de equipamiento personalizarán con gusto un recorrido para tu grupo y te guiarán por el área. Prepárate para ver aguas azules y profundas, con peces grandes y curiosos que se te acercarán como si fueras solo un pedazo de madera a la deriva. Se recomienda encarecidamente contratar los servicios de un guía acreditado siempre que deambule por el Darién.

 

Lago Gatún

Para una nueva experiencia en buceo, visita el Lago Gatún, en el Canal de Panamá. En lugar de peces y coral, uno puede ver todo tipo de equipos de dragado franceses y estadounidenses sumergidos aquí, incluidos contenedores de basura, taladros, calderas y trenes: objetos extraños y muy curiosos de encontrar bajo el agua.

 

Islas Perlas

Para los buceadores, las Islas Perlas lo tienen todo. Desde aguas poco profundas hasta aguas profundas, desde afloramientos de coral hasta areniscas, desde diminutos caballitos de mar hasta meros gigantescos. La fotografía submarina y la pesca deportiva son una actividad imprescindible en las aguas que rodean la isla de Contadora. Los deportes marinos están disponibles para los no buceadores. Este es el lugar de buceo más cercano a la ciudad de Panamá, a tan solo 15 minutos de vuelo o una hora en ferry.

 

Portobelo e Isla Grande

Portobelo, codicia de piratas, alberga en sus profundidades galeones y otros misterios por descubrir. Los servicios locales de buceo ofrecen viajes a la isla Buena Ventura, un lugar ideal para buceo en superficie y en profundidad, con un descenso fascinante; o la isla de Drake, justo donde los restos mortales de Sir Francis Drake dicen que están enterrados. Los buzos todavía buscan el ataúd de Drake, que tal vez esté totalmente incrustado de coral. Un corto paseo en bote también puede llevarte al arrecife Salmedina, un arrecife semi sumergido que se formó en parte gracias a los barcos encallados. Cerca de la costa hay varios sitios de buceo totalmente accesibles en automóvil. Debido a los ríos que desembocan en el mar, esta zona es conocida por ser un refugio para el sábalo, un gran pez difícil de pescar y muy impresionante de ver bajo el agua. Los mejores meses de buceo son abril, mayo, noviembre y diciembre

Avanzando hacia el este desde Portobelo, nos encontramos con Isla Grande, una comunidad típica antillana con una hermosa playa pequeña y varias casas de huespedes, además de un hotel principal para satisfacer sus necesidades de buceo y alojamiento. En su extremo occidental, un laberinto único de cañones ofrece una hermosa experiencia bajo el agua.

 

Islas San Blas

El famoso archipiélago de San Blas se compone de más de 378 islas de origen coralino, la mayoría de ellas deshabitadas. Los indios Guna viven y gobiernan este paraíso de playas de arena blanca, aguas cristalinas e islotes repletos de palmeras. Aunque las estrictas leyes Guna prohíben el buceo en su territorio, los amantes del esnórquel pueden explorar uno de los escenarios submarinos más vírgenes del mundo. Los mejores meses para practicar esnórquel son abril, mayo, noviembre y diciembre.