Parques Nacionales de Panama

Parque Nacional La Amistad

El Parque Nacional La Amistad se encuentra en la parte occidental de Panamá, en la frontera con Costa Rica, a unos 500 kilómetros de la ciudad de Panamá. Con un área de unas 207,000 hectáreas, es el segundo parque más grande de Panamá después de Darién. La Amistad constituye el área más antigua y extensa de bosque primario en el país, con la mayoría del parque aun por explorar. Con 10 ecosistemas que van desde el subalpino tropical, el parque tiene cientos de especies de plantas y animales que no se encuentran en ninguna otra parte y una población total de aves con más de 600 variedades.

 

Isla de Barro Colorado

Ubicada en el Lago Gatún en el Canal de Panamá, Barro Colorado es una estación de investigación operada por el Instituto Smithsonian y utilizada por científicos para estudiar la flora y fauna tropicales. Cuenta con diversos senderos que están abiertos al público durante algunos días de la semana, pero solo en caminatas guiadas con un guía del Instituto. La visita, incluido el viaje en lancha hasta la isla, es una excursión de día completo desde la Ciudad de Panamá.

 

Parque Nacional Marino Isla Bastimentos

Ubicado en la costa del Caribe Noroccidental de Panamá, en el Archipiélago de Bocas del Toro, Bastimentos fue el primer parque marino del país. Fue creado en 1988 y cuenta con una superficie de 13.226 hectáreas, representando el 6.6% del área total del archipiélago. El parque no sirve como hogar a una gran variedad de tortugas marinas, que llegan a las playas para desovar, sino que también da refugio a una abundante vida marina, aves, manatíes, reptiles y otros animales. El parque ofrece excelentes oportunidades de buceo y esnórquel con sus aguas cristalinas y arrecifes de coral vírgenes que atraen a más de 200 especies de peces marinos.

 

Parque Nacional Chagres

La función principal de este parque es la conservación de la cuenca hidrográfica del Canal de Panamá. Aproximadamente el 80% del agua necesaria para la operación del canal y toda el agua potable para la Ciudad de Panamá provienen de esta cuenca. El parque abarca aproximadamente 129,000 hectáreas y abarca dos provincias: Panamá y Colón. El parque da hogar a algunas comunidades de indios Emberá. Las actividades turísticas incluyen viajes de rafting en aguas rápidas, visitas a las comunidades indígenas, paseos en lancha para avistamiento de vida salvaje, y caminatas por el sendero Las Cruces, que atraviesa el parque. La fauna residente incluye el venado de cola blanca, mono araña, mono aullador, y tucán, entre muchos otros.

 

Parque Nacional Darien

Este parque de 579,000 hectáreas es el más grande de Panamá (el 33% de la provincia de Darién), y cuenta con extensas áreas aún inexploradas. Estableciendo la división natural de Norte y Sur América, el parque cuenta con una rica biodiversidad en la que destacan las más de 300 especies de aves, incluyendo el águila más poderosa del mundo, el águila arpía, guacamayo y loro, así como mamíferos como el tapir, jaguar, y capibara. Tres grupos étnicos amerindios viven dentro del parque: Emberá, Waunana y Guna. El Darién es el parque más diverso de todos los que se encuentran en las Américas con una variopinta red de playas, costas rocosas, manglares, marismas de agua dulce, bosques premontanos y montanos, bosques nubosos, bosques enanos, cadenas montañosas, densas junglas tropicales, y ríos. El Darién es una zona muy húmeda y lluviosa. Sin carreteras, el acceso al parque se realiza a través de los ríos o volando a alguno de los aeródromos existentes. Debido a su aislamiento y peligros inherentes, se aconseja encarecidamente la visita con un guía naturalista conocedor del entorno. La UNESCO enumeró esta zona como Patrimonio de la Humanidad en 1981 y como Reserva de la Biosfera en 1983.

 

Parque Nacional Camino de Cruces

El oro del Imperio Inca cruzaba Panamá en su camino a España a través de los senderos de adoquines del Camino de Cruces. El Parque Nacional Camino de Cruces, ubicado a solo 15 kilómetros de la Ciudad de Panamá, es un corredor de 4.000 hectáreas que une las zonas boscosas del Parque Natural Metropolitano y el Parque Nacional Soberanía. El clima es muy húmedo y la vegetación muy frondosa, destacando las epifitas, helechos arborescentes y carrizales, cedro dulce, cipresillo, jaul, roble blanco, roble encino, y tirrá. El parque da cobijo a una variedad de flora y fauna, incluyendo el mono titi, perezoso de dos y tres dedos, mono aullador, armadillo, iguana verde, guacamayo, y el corzo.

 

Parque Natural Metropolitano

A tan solo 15 minutos del centro de Panamá, se encuentra el Parque Natural Metropolitano de 265 hectáreas, uno de los pocos parques urbanos del mundo. El parque es una excelente oportunidad para la educación ambiental, con salas de reuniones (la Sociedad Audubon de Panamá se reúne aquí), un pequeño museo, una biblioteca, una tienda que vende artículos de conservación, y un recorrido interpretativo. La vista desde la cima del Cerro Mono Titi es espectacular, y ofrece una vista panorámica de la ciudad, el Puerto de Balboa y el adyacente Parque Nacional Camino de Cruces. La observación de aves es especialmente buena aquí y el jardín de orquídeas también merece una visita.

 

Parque Nacional Portobelo

Ubicado en la costa del Caribe, este Patrimonio de la Humanidad protege 35.900 hectáreas de áreas costeras con ricos arrecifes de coral, manglares y bosques costeros, y las ruinas de los históricos fuertes y asentamientos españoles en Portobelo. La fauna más típica es la tortuga Carey, el águila pescadora, gavilán, garza y martín pescador. El parque ofrece excelentes sitios para el buceo como Isla Drake, Salmedena Reef, Three Sisters y Playa Blanca.

 

Parque Nacional Soberania

A tan solo 25 kilómetros de la ciudad de Panamá, y situado a lo largo de las márgenes del Canal de Panama, el Parque Nacional Soberanía protege 19.525 hectáreas desde 1980. El parque acoge a mas de 1.300 especies de plantas, 105 especies de mamiferos, 79 especies de reptiles y 55 de anfibios, todo esto a tan solo 20 minutos de la capital del país. Destaca la llamada Carretera del Oleoducto, ampliamente conocida por biólogos tropicales, ya que, según la Sociedad Audubon de Panamá, en ella se registraron 525 especies durante el conteo anual de aves de navidad, lo que constituye un récord mundial. La Carretera del Oleoducto, de 17 kilómetros de larga, ofrece un espacio maravilloso para hacer senderismo en cualquier época del año, aunque solo sea para observar monos aulladores, titi, o jujanas, mapaches, perezosos, venados, ardillas, coloridos trogones, tucanes y mariposas morfo, todos habituales aquí. De los seis senderos con los que cuenta el parque, destaca también el sendero interpretativo El Charco, que ofrece excelentes condiciones para principiantes: es corto (menos de 2 kilómetros), un circuito cerrado, ofrece buenas oportunidades para observar aves, y se puede nadar en pozas de agua dulce.

 

Parque Nacional Volcan Baru

La región de Chiriquí, una de las regiones más pintorescas de Panamá, a menudo llamada la Suiza de América Central, acoge a este parque de 14,000 hectáreas cuyo punto más elevado es el imponente Volcán Barú de 3.475 metros de altura. Existen excursiones de trekking guiadas a la cima del volcán, donde en un día claro, es posible divisar tanto el Pacífico como el Caribe. La fauna incluye alrededor de 250 especies de aves, entre las que destacan el quetzal, pinzón, aguilillo, colibrí y reinita.